El CEO de OpenAI prevé una sociedad de ingresos universales para compensar los trabajos reemplazados por IA

El CEO de OpenAI prevé una sociedad de ingresos universales para compensar los trabajos reemplazados por IA

Noticias IBL | Nueva York

Sam Altman, el CEO de OpenAI, una organizaci√≥n que ha pasado a una velocidad r√©cord de una peque√Īa organizaci√≥n de investigaci√≥n sin fines de lucro a una empresa multimillonaria, con la ayuda de Microsoft, mostr√≥ sus contradicciones en una entrevista con The Wall Street Journal la semana pasada.

Aparece como un empresario que hizo una fortuna invirtiendo en nuevas empresas j√≥venes, propietario de las tres mansiones en California y una oficina familiar que ahora emplea a docenas para administrar esas propiedades junto con inversiones en compa√Ī√≠as como Worldcoin, Helion Energy y Retro.

Sam Altman dijo que teme lo que podría suceder si la IA se implementa en la sociedad de manera imprudente y argumenta que es especialmente peligroso que las ganancias sean el principal impulsor del desarrollo de modelos poderosos de IA.

Mientras tanto, dice que su misi√≥n final es construir AGI (inteligencia general artificial) mientras establece el objetivo de forjar un nuevo orden mundial en el que las m√°quinas liberen a las personas para realizar un trabajo m√°s creativo. En su visi√≥n, el ingreso b√°sico universal ayudar√° a compensar los trabajos reemplazados por IA y la humanidad amar√° tanto a la IA que un chatbot avanzado podr√≠a representar “una extensi√≥n de su voluntad”.

A largo plazo, quiere establecer una estructura de gobierno global que supervise las decisiones sobre el futuro de la IA y reduzca gradualmente el poder que tiene el equipo ejecutivo de OpenAI sobre su tecnología.

“Los partidarios dicen que su tipo de capitalismo con mentalidad social lo convierte en la persona ideal para liderar OpenAI. Otros, incluidos algunos que han trabajado para √©l, dicen que tiene una mentalidad demasiado comercial y est√° inmerso en el pensamiento de Silicon Valley para liderar una revoluci√≥n tecnol√≥gica que ya est√° remodelando la vida empresarial y social”, escribe The Wall Street Journal.

“La sede de OpenAI, con 400 empleados, en el Distrito de la Misi√≥n de San Francisco, evoca una utop√≠a pr√≥spera de la Nueva Era m√°s que una organizaci√≥n sin fines de lucro que intenta salvar el mundo. Las fuentes de piedra est√°n anidadas entre plantas suculentas y helechos en casi todos los lugares ba√Īados por el sol. habitaciones.”

Elon Musk, uno de los cr√≠ticos de OpenAI que cofund√≥ la organizaci√≥n sin fines de lucro en 2015 pero se separ√≥ en 2018 despu√©s de una disputa sobre su control y direcci√≥n, dijo que OpenAI se hab√≠a fundado como una organizaci√≥n sin fines de lucro de c√≥digo abierto “para servir como contrapeso a Google, pero ahora se ha convertido en una empresa de c√≥digo cerrado y m√°xima rentabilidad controlada efectivamente por Microsoft”.

El capitalista de riesgo multimillonario Peter Thiel, un amigo cercano de Altman y uno de los primeros donantes de la organizaci√≥n sin fines de lucro, ha sido durante mucho tiempo un defensor de la idea de que los humanos y las m√°quinas alg√ļn d√≠a se fusionar√°n.

Detr√°s de OpenAI hay un brazo con fines de lucro, OpenAI LP, que informa al padre sin fines de lucro.

Seg√ļn algunos empleados, la asociaci√≥n de Sam Altman con Satya Nadella, el CEO de Microsoft, que comenz√≥ en 2019, contradijo el compromiso inicial de OpenAI de desarrollar inteligencia artificial fuera del mundo corporativo. Vieron el trato como un trato faustiano.

Microsoft invirtió inicialmente mil millones de dólares en OpenAI y obtuvo la exclusividad utilizando los servidores informáticos gigantes de Microsoft, a través de su servicio en la nube Azure, para entrenar sus modelos de IA, otorgando al gigante tecnológico el derecho exclusivo de licenciar la tecnología de OpenAI para productos futuros.

Los otros proyectos de Altman incluyen Worldcoin, una empresa que él cofundó y que busca brindar criptomonedas a todas las personas en la tierra.

Ha puesto casi toda su riqueza l√≠quida en los √ļltimos a√Īos en dos empresas. Ha invertido $375 millones en Helion Energy, que busca crear energ√≠a libre de carbono a partir de la fusi√≥n nuclear y est√° cerca de crear ‚Äúenerg√≠a de ganancia neta leg√≠tima en una demostraci√≥n real‚ÄĚ dijo el Sr. Altman.

Tambi√©n invirti√≥ $180 millones en Retro, cuyo objetivo es agregar 10 a√Īos a la vida humana a trav√©s de “reprogramaci√≥n celular, terapias inspiradas en plasma y autofagia”, o la reutilizaci√≥n de partes de c√©lulas viejas y da√Īadas.